18May

El control en los tiempos de crisis

El control en los tiempos de crisis

Que atravesamos una época complicada no es nada nuevo. Muy al contrario, la crisis se ha convertido en el monotema de cualquier conversación, por delante incluso del tradicional “¡qué tiempo hace hoy…!”.

Ante esta situación, han sido muchos los empresarios que han entendido pronto que ha llegado el momento de afilar los lápices. Ahora es mucho más difícil obtener ventas, lo que obliga a vigilar muy de cerca cualquier gasto en la empresa para poder salvar las cuentas de resultados.

Ingresos
Este razonamiento no deja de ser cierto, aunque al mismo tiempo es incompleto. Cuando llega el momento en que vemos disminuir los ingresos, a pesar de mantener los mismos esfuerzos de venta, deberíamos hacernos la siguiente reflexión: “si con el nivel de gastos de publicidad y marketing no consigo mantener las ventas, ¿acaso no caerán más en picado mis ingresos si reduzco mi presencia en los medios y, por consiguiente, mis clientes me ven cada vez menos?”. Así expresado la respuesta parece obvia, sin embargo el tema es mucho más complejo. Lo que sí es cierto es que, cuando menos, debemos estudiar la repercusión de los gastos de comercialización y, sobre todo, analizar el mercado cambiante y adaptarnos a esos cambios.

En ocasiones esa adaptación supondrá atacar nuevos mercados, buscar otros clientes, o utilizar otras formas para comunicar, e incluso modificar nuestros productos o servicios para atender una demanda diferente. Debemos utilizar cualquiera de estas opciones, u otras distintas, pero nunca dejar pasar el momento sin intentarlo.

Gastos
El segundo factor sobre el que actuar lo conforman los gastos.
Por un lado, este es un tema que no solo debería darle importancia en tiempos de crisis, sino que debería ser objeto de seguimiento continuamente. Aquellas empresas que han instaurado sistemas permanentes de control de gastos, ahora estarán mucho más preparadas para afrontar periodos de crisis como el que estamos viviendo que los que no lo hayan hecho. Serán los que estén por delante de su competencia.

Sin embargo y como dice el refrán, “nunca es tarde si la dicha es buena”. Quienes no hayan invertido el tiempo o los recursos necesarios para implantar sistemas de control en su empresa, o lo puedan hacer de forma más concienzuda, pueden aprovechar el momento para hacerlo.

Esta ocasión es buena para implantar sistemas de control por varios motivos. En primer lugar por la necesidad, que es uno de los argumentos más consistentes que nos podemos encontrar a la hora de tomar cualquier decisión. En este caso, para muchas empresas incluso será un tema más de supervivencia que de mejora. Por otro lado, también es buen momento por la operativa misma del negocio si el volumen de trabajo ha disminuido, y la estructura productiva de la empresa está más descargada, tenemos menos empleados, menos presión de tiempo y menos presión de los clientes. Dicho de otra forma, los obstáculos que dificultan el trabajo de estudio y análisis son menores, y el tiempo para poder dedicarle es mayor.

Algo que la experiencia me ha enseñado, es ver la sorpresa de muchas empresas cuando comienzan a analizar sus gastos en detalle, cuando realmente empiezan a ver cuáles son sus puntos más sensibles, donde con pequeños esfuerzos se consiguen grandes ahorros, y viceversa.
En este sentido una recomendación, aunque usted sea el que mejor conoce su empresa, su negocio, la mejor forma de trabajar, sus clientes, sus proveedores y su entorno, no descarte la posibilidad de acudir a profesionales ajenos a su empresa que, desde una perspectiva distinta, le puedan dar opiniones complementarias a la suya. De igual modo, podrá beneficiarse de una dedicación en tiempo que le permitirá ocuparse de la gestión diaria de su negocio. En definitiva se trata de aprovechar la especialización para optimizar los resultados de su empresa y ahorrar dinero.

It
En todo esto, la tecnología juega un papel importantísimo y, cada vez más. Las posibilidades de ahorrar tiempo de trabajo, la seguridad que da la automatización de los procesos, la facilidad de uso de la información son factores determinantes para la rentabilización del negocio. Adelantarnos a la competencia es una ventaja.

Hoy en día cualquier empresa, por pequeña que sea, puede disponer de un pequeño ordenador con una simple hoja de cálculo, sobre la que crearse sus propios sistemas de seguimiento y control de su negocio.

También existen innumerables ayudas públicas para la innovación tecnológica y para la formación, e incluso para obtener servicios de consultoría subvencionada que le permitan mejorar sus controles al menor coste. El que no aproveche la tecnología es porque no quiere.
conclusiones

El resumen de estas líneas es instar a los empresarios a que tomen o sigan tomando las medidas de control que la empresa necesita para afrontar los tiempos difíciles, y que lejos de tirar la toalla, tomen estos momentos de recesión económica como una oportunidad para  mejorar su gestión, bien por sí mismos, o bien aprovechando ayudas públicas y de profesionales que le hagan rentabilizar su empresa.

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Comparte esta sección...

FacebookMySpaceTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvineTechnoratiLinkedinMixxRSS FeedPinterest